Entrevista con Gordon Richardson, director de diseño global de TOPMAN

Gordon Richardson

Gordon Richardson



TheTrendSpotter tuvo la suerte de sentarse con el director de diseño global de TOPMAN, Gordon Richardson, durante su reciente viaje a Sydney. Le preguntamos sobre la dirección que está tomando para la popular marca highstreet, así como sobre las últimas tendencias, el proceso de diseño y, por supuesto, la impresionante experiencia en moda del Sr. Richardson.

¿Qué te trae por aquí a Australia, vienes aquí a menudo?





Estamos de paso en nuestra ruta a Nueva Zelanda a finales de esta semana. Hemos venido a organizar este evento TOPMAN en Sydney para conocer y saludar a la prensa y los blogueros. Estamos aquí para hablar sobre nuestras gamas y colecciones, es una forma de comunicar nuestro amor por nuestra ropa al público australiano. Estamos aquí para conocer más sobre las diferentes ciudades y sus características.

¿Cuánto tiempo ha trabajado para TOPMAN y cuál fue su viaje antes de conseguir este fabuloso trabajo?



Tengo que morderme un poco la lengua cuando digo que trabajé para TOPMAN durante 16 años, antes trabajé para The Arcadia Group para otra marca. Me encantó cada minuto y soy parte de un equipo realmente bueno que ha estado con la marca desde el nivel senior cuando comenzaron a resucitarla.

Solía ​​enseñar moda durante unos 10 años en una de las grandes escuelas de Londres. Me encanta trabajar con gente joven y me encantan las nuevas ideas. TOPMAN tiene que ver con la moda joven, el cambio, es emocionante y animado. Tengo la suerte de trabajar para TOPMAN, realmente es un trabajo de ensueño. Trabajar con jóvenes me mantiene joven, porque ahora soy un chico mayor.

Me encanta ir de viaje con algunos de los miembros más jóvenes de nuestro equipo. Cuando visitamos una feria vintage como Pasadena en Los Ángeles, cuando ven algo, lo ven por primera vez, pero cuando yo lo veo, digo 'oh, lo he visto antes, YSL hizo eso'. me dicen 'no, es genial' y eso me encanta porque de alguna manera me están enseñando a ver las cosas de una manera completamente diferente.



Cuéntanos sobre el proceso de diseño.

TOPMAN cuenta con un equipo de unos 25 diseñadores diferentes, una sala de patrones con toda la maquinaria nueva y equipo gráfico que hace todo el trabajo de impresión que ves en el TOPMAN, todo se genera internamente. Contamos con un equipo de diseñadores centrales que diseñan el producto real.

Nos inspiramos en absolutamente todo. La respuesta simple a esto sería simplemente estar atento las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Podríamos estar en un viaje internacional, hacer street watch, blogs, espectáculos, películas, música son algunas de las mejores inspiraciones.

Hoy en día hay muchas más fuentes de inspiración. Hace unos 14 años había menos información, tenías que ir a buscarla, ahora es diferente, es muy accesible.

Salimos y buscamos esta información, la recuperamos y la destilamos. Le damos sentido a nuestro cliente TOPMAN. Nuestro objetivo es hacer todos nuestros deberes de moda para nuestro cliente. Nuestros clientes son muy diferentes, ven la moda de otra manera y aman cosas diferentes. Si tenemos cinco niños entrando a nuestras tiendas, esperamos verlos salir de las tiendas luciendo diferentes. No hay una mirada en particular. Me encanta el desafío de hacer que la ropa masculina sea nueva, pero sin hacerla tan oscura y difícil que se vuelva difícil de usar.

Cuando piensas en TOPMAN, es ropa muy sencilla, no estamos haciendo chaquetas con tres mangas, ¿sabes a qué me refiero? Son elementos reconocibles que les gustan a los niños, pero hay algo de singularidad en ellos.

Cuéntanos algunas de las tendencias de moda masculina que podemos esperar ver esta temporada.

“Heritage” fue una de las mayores tendencias de la temporada pasada. Es un look tweedy muy británico: chaquetas y zapatos brogue. Ahora se ha ido, y se trata mucho más del lujo deportivo y la sastrería clásica, la fusión de las dos áreas muy distintas de la moda masculina. Fabricaciones y cortes que provienen de la ropa deportiva, mezclados con la sastrería clásica. Es como este nuevo lenguaje de la moda masculina.

¿Qué planes de futuro tienes para TOPMAN?

De hecho, es una buena pregunta porque realmente no nos sentamos a pensar que el futuro será así y así. El futuro es casi inaccesible. Mientras menos pensemos en el futuro, irónicamente, mejor seremos porque estamos reaccionando en el presente. Estamos aquí para comprender este mercado y reaccionar lo más rápido posible para beneficiar al mercado en el que nos encontramos.

Tenemos planes de expandirnos aquí, en EE. UU. Y en Europa. Acabamos de abrir nuestra primera tienda en Amsterdam. Y habrá más expansión.

El futuro es emocionante, ya que no sabes lo que va a pasar y la moda cambia. El espacio de las redes sociales ha cambiado todo fenomenalmente; la dinámica de comunicar la moda a las masas ha cambiado. Los hombres están mucho más interesados ​​en la moda y saben dónde encontrarla.

Hay tantos medios y plataformas para entusiasmarse con la moda. Los hombres nunca hablaban de moda como lo hacen ahora.

¿Qué opinas de la tendencia unisex?

Es saludable e inevitable. Un producto simple, por ejemplo, como los jeans ajustados, comenzó en la ropa de mujer y ahora es tan popular entre los hombres. Hay una fusión de influencias entre la ropa masculina y la femenina. No es unisex, es ropa que tiene similitudes y muchas veces mujeres y hombres tienden a vestirse igual, tienden a reflejarse entre sí. Por ejemplo, Jacqui y yo vestimos muy parecidos hoy. A muchas mujeres les encanta TOPMAN, muchas de ellas se pueden usar como una gran prenda de fin de semana.

¿Qué sientes hacia las marcas más pequeñas y los gigantes minoristas?

TOPMAN siempre apoyó a los diseñadores más jóvenes con colaboraciones de diseñadores. Les ayudamos a traer una marca por derecho propio. Apoyamos al British Fashion Council. Es importante contar con los gigantes minoristas y las pequeñas boutiques. El futuro de este mercado son los diseñadores más jóvenes y sus ideas. Estamos muy orgullosos de apoyar a los jóvenes diseñadores.

Fotografía de Colin Gold